El Convent de Blanes fue construido en 1583 y conservado como patrimonio por su interés paisajístico, nos encontramos con un entorno que integra de una manera casi perfecta en la Punta de Santa Anna, y que nos marca el comienzo de la Costa Brava.
El Convent se encuentra a 70 km de Barcelona, ​​y está abierto al Mediterráneo, rodeado de los olores de las plantas aromáticas, de los pinos centenarios de los jardines donde el cielo se funde con el mar y desde donde se disfruta de la costa a vista de pájaro.
El Convent es un lugar único y privilegiado donde se organizan bodas, banquetes, celebraciones privadas, eventos varios, reuniones y actos de empresa, así como una localización singular para producciones cinematográficas en un lugar exclusivo.
La familia Biosca y la familia Jubany se unen para enlazar lo mejor del convento de Blanes con lo mejor de la gastronomía y así lograr la magia de los eventos.
Desde 2004, se organiza el “Festival de Música Clásica El Convent”, que coincide con el concurso internacional de fuegos artificiales de Blanes .

Historia

Desde la guerra de Juan II, las extensas tierras de Cataluña parecían perdidas por los Cabrera. En 1477, una joven de 18 años, que se llamaba Anna, heredó el patrimonio de los Cabrera, pretendida por muchos, se casó con el almirante de Castilla Fadric Enríquez, primo hermano del rey Fernando El Católico. En 1481, las tierras catalanas son devueltas, con la excepción de Blanes, que fue recuperada en 1488. Posiblemente, la vizcondesa Anna hizo construir una ermita bajo la advocación de Santa Anna en acción de gracias por la citada recuperación territorial. En 1582, la pequeña ermita se transformó posteriormente en el lugar donde se levantó el primer convento, el cual se llamaba familiarmente “convento de los capuchinos”, y acogió los religiosos de esta orden, junto con el Padre fray Arcángel de Alarcón, primo del mayordomo de la reina Juana.

En 1626, se dieron cuenta que tantos religiosos no podían vivir en una edificación tan pequeña, y se empezó a modificar el convento y la iglesia. Las obras acabaron los años siguientes. En 1835, el rey Fernando VII muere y estalla la guerra civil. En 1845, bajo la Ley de Mendizábal, el edificio que fue el convento de los capuchinos, junto con la iglesia, el cuarto de los mozos y los huertos, que sumaban en total una superficie de 31.500 pies cuadrados, salieron a subasta.

Libro de oro

El libro de Oro del Convent de Blanes es un libro histórico que cuenta con su primera entrada el 24 de abril de 1940. Son páginas en blanco abiertas a todos aquellos que quieran anotar el recuerdo de su experiencia.

Desde entonces, escritores, poetas o directores entre otros que han visitado el convento han escrito en el libro de Oro las sensaciones vividas en este lugar tan emblemático de la costa catalana. Algunos ejemplos son el poeta y novelista José María de Segarra, el compositor Joaquín Nin de Culmell, el flautista Claudi Arimany o el director y escritor Tom Tykwer.

Cuando nos visites, recuerda de pedirnos el libro de Oro del convento.